martes, 3 de junio de 2014

Chipirones rellenos

Ingredientes:


1 kg. De chipirones
6 barritas de surimi
12 gambas
1 cebolla
1 diente de ajo
1 guindilla
1 bote de tomate triturado o tomate natural rallado
75 ml. de vino blanco
250 ml. de agua
3 cucharadas de aceite de oliva
Sal



Preparación:



Comenzamos limpiando los chipirones, las patas (tentáculos)  y las aletas y las reservamos en un plato. Limpiamos los chipirones quitándoles la piel exterior y les damos la vuelta como a “un calcetín” y limpiamos bien y dejamos del revés en un plato.

Cortamos las barritas de surimi y las mezclamos con las patas y las aletas. Pelamos las gambas en crudo y las cortamos en trocitos y las mezclamos con las aletas, las patas y las barritas.

Comenzamos rellenando los chipirones con este preparado en crudo. Vamos reservando en un plato.

En una olla ponemos tres cucharadas de aceite de oliva y le añadimos un diente de ajo picado finito, una guindilla y doramos. Añadimos la cebolla, una pizca de sal y cuando hayan pasado cinco minutos añadimos los chipirones y vamos dejando que se doren un poco, este proceso es muy rápido por que en contacto con el calor se encogen, les damos un par de vueltas y a continuación añadimos el vino blanco.

Esperamos que se evapore el vino y añadimos el tomate triturado.

Dejamos nuevamente que se cueza todo junto cinco minutos y añadimos un poco de agua hasta cubrir todos los chipirones y dejamos cocer a fuego medio tapado durante diez minutos.

Al cocer van a soltar jugo y la salsa va  a quedar muy líquida, es mejor sacar todos los chipirones a un plato y triturar la salsa y así quedará más espesa, si no queda más espesa al triturarla puedes añadir una cucharada de maicena disuelta en agua en el momento que la salsa hierva, se revuelve y la salsa espesa.

Puedes acompañar los chipirones con arroz blanco o arroz Basmati, a gusto del consumidor.






NOTA:

Darles la vuelta a los chipirones en el momento en que los limpiamos sirve para evitar utilizar el palillo para cerrarlos, si los rellenas del revés ellos se cierran solos al entrar en contacto con el calor.


No es necesario utilizar toda el agua, puesto que con el agua que sueltan ellos la salsa va a quedar suficientemente líquida, así que añádela en el último momento y solo si consideras necesario por que no estén bien cubiertos.