domingo, 17 de febrero de 2013

Patatas Hasselback


Esta receta aunque tenga un nombre raro esconde unas deliciosas patatas asadas, con una presentación muy original. Son típicas de Suecia y suelen ser utilizadas como acompañamiento.

Buscando en Internet, podréis encontrar muchas variaciones de ellas,  solas acompañadas con unas láminas de ajo, hasta con salsa de yogur, con queso gratinado…

Yo me he decidido por el tomate y el queso. Espero que os guste la receta y que os animéis a sorprender a vuestros comensales con unas patatas tan originales.

Ingredientes:

Patatas una por persona o dos con diferentes rellenos de tamaño medio.
Especias, perejil, orégano…
Aceite de oliva
Mantequilla
Ajo
Queso
Tomate

Preparación:

Lavar las patatas, sin pelar.

Cortar en forma de acordeón: hay varias formas, como poner un cucharón de servir debajo, y cortar las láminas. Puedes utilizar un par de palillos chinos para evitar dar el corte hasta el fondo.

Una vez cortadas dejarlas a remojo en agua, para que suelten el almidón.

Corta unas rodajas de tomate finas que entren entre las láminas de la patata. Cortar unos trocitos de queso también finos. Prepara ajo machacado y batirlo con aceite.

Pon las patatas  sobre una bandeja de horno.

Pintar las patatas con el ajo batido con el aceite y añadirle las especias (yo lo batí todo junto) también entre las láminas de las patatas.

Separar las láminas con cuidado e ir alternando una rodaja de tomate fina, con una de queso.

Cuando estén listas poner un trocito de mantequilla encima y tapar con papel de aluminio.

Hornear tapado con el papel a 220º unos 25 minutos y después destapar y hornear otros 20 minutos a 200º

Antes de servir pintar con el jugo que queda en la fuente de horno para que brillen.


Puedes servirlas así o darles un toque final poniendo un poco de queso encima y dándoles  un toque de gratinador



NOTAS:

Para cortar las patatas he elegido el sistema del cucharón, asegúrate de asentar bien la patata sobre la parte cóncava para que no se resbale, utiliza un cuchillo bien afilado y córtalas despacito. La primera parte de la patata es posible que no llegue al borde del cucharón y se te rompa entera fíjate bien antes de empezar a cortarla.

Utiliza un cucharón de servir para realizar los cortes a la patata sin llegar al final


Separa un poco los cortes y déjala unos minutos a remojo en agua fría

Rellena con tomate y queso, píntala con aceite batido con ajo , hierbas y especias y coloca  sobre ellas la mantequilla



La receta original lleva las patatas sin pelar. Lávalas bien bajo el grifo y si es necesario pásale un cepillito (exclusivo para los alimentos) para que no les quede nada de tierra.

Elige el relleno que más te guste y a disfrutar!!!