lunes, 7 de enero de 2013

Rissotto de gambas


Ingredientes para 4 personas:

350 gr. de arroz redondo
400 gr. de gambas
½ cebollas
1 diente de ajo
Un chorrito de vino blanco
1litro y ¼ de caldo de pescado
Una nuez de mantequilla
Queso parmesano rallado
Perejil
Sal y pimienta



Preparación:

Prepara el caldo de pescado.

Este paso lo puedes preparar una hora antes para que cuando llegue la hora de hacer el arroz lo tengas listo. Saltea un poco las cabezas de las gambas en una sartén donde luego harás la cebolla, y añádelas a 1 litro y ¼  de agua en el que también haya un trozo de cebolla, un par de dientes de ajo, una rama de perejil, una pizca de sal y alguna espina de pescado si tienes.

Comenzamos con el risotto.

Limpiar las gambas, quitando la cabeza y las cáscaras. A continuación, triturar muy fina la cebolla y el ajo y ponerlo en una olla con las cabezas de las gambas y una cucharada de vino blanco.

Poner todo sobre el fuego  y dejar cocinar durante 10 minutos.

Después quitar las cabezas sacudiéndolas bien y tirarlas en el fondo de cocción.

Añadir el arroz dorándolo un poquito y después verter el restante vino blanco. Cuando se evapore, terminar la cocción del todo poniendo el caldo poco a poco.

Cuatro minutos antes de terminar la cocción, juntar las colas de las gambas y el perejil lavado y triturado muy fino.

Pasado este tiempo rectificamos de sal y ya retiramos del fuego e incorporamos la mantequilla en el risotto hasta que se deshaga completamente, y por último añadimos el parmesano. Emplataremos y decoramos al gusto.

Servir el arroz bien caliente





NOTAS:


Si quieres ahorrarte un paso puedes comprar un caldo ya elaborado, puede ser de verduras o de pescado. Ten cuidado cuando compres caldos de pescado por que determinadas marcas lo hacen rojo utilizando un colorante para que quede como la sopa de marisco, y para hacer un risotto el caldo tiene que ser blanco.

Ralla el queso en el último momento puedes hacerlo sobre el plato de cada comensal justo al servir.

Te recomiendo que el caldo esté caliente cuando se lo vayas echando al arroz.